La Psicología Positiva es una de las corrientes más recientes de la psicología, y no resulta extraño que haya despertado mucho interés. Se fundamenta en el estudio de las experiencias y rasgos positivos de los individuos, así como sus fortalezas, virtudes, motivaciones y capacidades; de cómo éstos ayudan a mejorar su calidad de vida y a desarrollar el potencial humano.

Generalmente las teorías psicológicas se enfocan en las patologías y en las conductas negativas. Por el contrario, la Psicología Positiva propone estrategias para alcanzar y optimizar fortalezas de las personas. Así pues, propone centrar la atención más hacia la prevención que hacia el tratamiento.